Archivo de Autor - Enrique García Ballesteros

Claro que me gusta dormir. Meter mi cuerpo desnudo bajo las sábanas limpias, taparme bien con ellas hasta medio rostro y doblar la almohada para aumentar el volumen y descansar algo más alta mi cabeza. Cerrar los ojos y sumergirme inmediatamente en la placidez del sueño durante varias horas. ¿A quién no va a gustarle todo eso? No es que no me guste dormir, es que no puedo. Y cuanto más lo deseo más imposible me resulta. Ya ni siquiera
Portada del libro Vidas mías

[Avance de Vidas mías, editado por Ediciones Lupercalia]. Ya digo que no es que no hubiera comido antes carne humana, pero aquel día de San Valentín fue un momento verdaderamente especial. Aunque no soy dado a las celebraciones comerciales, me sentí especialmente cercano a esa muchacha hermosa, de mirada perdida y soñolienta, que me quería bien. Y yo quise demostrarle que mi amor por ella era creciente, y dar una muestra de compromiso deleitándome con la degustación de uno de