Entradas en la Categoría

fila1

Una de las mejores cosas de este trabajo, sin duda, se da cuando hablas con las libreras o los libreros que además leen y disfrutan los libros. Todos los que trabajamos con librerías, o acudimos a ellas con cierta frecuencia para comprar o interesarnos por algún título, acabamos yendo justo a aquellas donde sabemos que hay alguien que, como nosotros, busca en los libros acaso alguna respuesta, o un refugio, un disfrutar sin más de una buena lectura, desconectar del

Aunque las aves parecen volar únicamente alrededor del barco, como si éste no se moviera, juntos avanzan a veinte metros por hora, impelidos por el viento incansable nacido en lejanas montañas que hace tabletear los trapos como las plumas de las alas de su cohorte. Somos otra isla, piensa Marau, pero en movimiento. El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche. Víctor Nubla, (incorpore, 2016) La noche del pasado 16 de Agosto fue muy especial. Es cierto

Stefan Zweig es uno de los ensayistas más elegantes del pasado siglo. Su capacidad narrativa, sus descripciones envolventes y su lenguaje sencillo nos transmiten delicadamente los sentimientos del narrador. Leer cualquiera de sus obras siempre es fascinante, y más si se trata de alguno de los ensayos de su paso por París. Aquella hermosa ciudad que en los primeros años del siglo XX acogía a los artistas más interesantes del mundo. Sus primeros textos están plagados de descripciones, de anécdotas

La primera parte del título se lo dedicamos a un librero de Zaragoza que, sabemos, por esta anécdota recurrente, que no se lee nada más que los titulares (no es un reproche; te entendemos, Paco, esta redactora puede ser muy aburrida, a poco que se ponga) de modo que cada vez (y ya van…) que lee «Cerramos», nos llama, alarmado, «Raquel, qué me dices, qué ocurre». «Nada, Paco, si es lo de todos los años, que nos vamos unos días

Historias de mujeres, historias del arte Cualquiera que se interese por la historia del arte puede notar enseguida que se mencionan muy pocos nombres de mujeres artistas. Será al llegar a los movimientos de vanguardia del siglo XX cuando vayan apareciendo algunos de esos nombres. Mujeres que han sido sistemáticamente ignoradas por el discurso historiográfico oficial y que desde los años setenta diversas historiadoras del arte han intentado visibilizar completando el discurso heteropatriarcal. Una de ellas es Patricia Mayayo, historiadora del

Desde que leyera ayer en el Babelia, en la página 3, en un texto cuyo título me gustó tanto que me lo he quedado para este editorial, que «La realidad es que un solo 2% (de autores) puede vivir de la literatura», no hago más que pensar en ti, digo, en el artículo o, más exacto: en el concepto «autor». Porque a qué se refiere aquí la periodista. ¿Qué es un «autor»? ¿El que lo pretende? Porque si es así,

El Cuestionario de Proust. Hoy, Jaime Gállego [La idea de esta serie se nos ocurrió leyendo El Gabinete de Sísifo; concretamente un artículo de Alejandro Gamero sobre El famoso cuestionario de Marcel Proust para conocer mejor a alguien, que, por cierto, no era suyo. Pueden leer la anécdota completa aquí. Son 30 preguntas.] Jaime Gállego, es autor de Historias de la historia pequeña de Barcelona (Incorpore, 2017). 1.- ¿Principal rasgo de su carácter? La pereza. 2.- ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre? La bondad. 3.- ¿Y en una

Las erratas casi no se ven. Esa es la cosa Las erratas no se ven, hay que agudizar la vista para encontrarlas. Hace tiempo leí sobre una niña que tenía como pasatiempo buscar erratas en el periódico que, cada día de verano, traía su abuelo a casa. Se encontraba de todo: una palabra desnuda sin su tilde, una letra polizona en una palabra que no era la suya, una coma mal colocada, una vergonzosa letra minúscula donde debía ser una

La verdad a cualquier precio Pasolini se dio cuenta antes que nadie de la devastación espiritual que la economía de consumo masivo podría traer consigo Antonio Muñoz Molina Porque Pier Paolo Pasolini no tenía miedo de nada, ni siquiera lo tenía de aquello que más puede asustar a un literato o a un artista de las últimas décadas, casi del último siglo: que lo acusaran de retrógrado, de anticuado. La ortodoxia de la modernidad, lo mismo en las artes que en la

El sacrificio Llegué por primera vez a St. James, Nueva York, mi futuro hogar, en el invierno de 1946. No era un día brillante de hielo ni un día de nevadas de suaves contornos blancos y carreteras silenciosas; solo un día gris y frío sin nada digno de reseñar. Llegué un domingo por la mañana en el ferrocarril de Long Island. Las ventanas del tren estaban sucias, los suelos mojados, el calor surgía en bocanadas rancias de algún lugar que