Entradas en la Categoría

fila1

Estoy aprendiendo a patinar. El domingo pasado, primer intento. Según me caía la primera vez, con cierto estrépito y mucho más miedo que vergüenza, la edad de una es lo que tiene, importa más el dolor que el qué dirán, en fin, me dio por pensar, durante esos largos segundos que tardó mi culete en estrellarse contra el suelo, como cuando se va a morir alguien y se dice que ocurre esto, que toda tu vida pasa ante tus ojos,

Con motivo del Sexto Encuentro de Editores Inclasificables, que se celebrará en la biblioteca pública Casa de las Conchas de Salamanca los próximos días 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre, hemos invitado a su organizador, Ginés Martínez, a que nos cuente qué es esto… Y lo ha hecho: Hace seis años, cuando propuse a la biblioteca pública Casa de las Conchas de Salamanca organizar un encuentro de editores inclasificables, el ámbito editorial llevaba años inmerso en una

¿Qué pasaría si juntásemos a filósofos y pensadores de todas las épocas, tales como Dostoievski, Sartre, Platón, Wittgenstein, Nietzsche, Beauvoir, Sócrates, Kant o Camus en un mismo tribunal, en una oficina moderna o en un terreno de juego para disputar un partido? Corey Mohler (Portland, OR, Estados Unidos, 1985), que cuenta con la improbable virtud de ser trascendental a la par que divertido, brinda en estos Cómics existenciales la posibilidad de disfrutar a través de unas páginas que oscilan, en natural equilibrio, entre la reflexión sosegada y lo hilarante del chiste fácil.

Por Simon Leys Cuando se borra la historia de un pueblo, se borran sus bases morales. Ma Jian Si Hitler hubiera ganado la guerra, podemos imaginar que, un cuarto de siglo más tarde, una nueva generación de dirigentes nazis, obedeciendo a imperativos pragmáticos, probablemente habría emprendido la reforma de la visión original del Führer de manera tal que habría acabado siendo difícil reconocerla. Pero, actuando así, no les sería difícil conservar por todas partes los retratos del genial fundador del Tercer Reich; y su efigie gigante seguiría decorando la fachada del Reichstag en Berlín. Diversos aspectos de la ideología hitleriana, de idiosincrasia un poco incómoda (pensemos en la «cuestión judía», por ejemplo, para entonces resuelta ya mucho tiempo atrás), se habrían metido discretamente debajo de la alfombra; y, además, en sus relaciones —por lo general buenas— con el Reich europeo, la diplomacia transatlántica se guardaría púdicamente de aludir a estas desagradables historias del pasado (que, por lo demás, no tendrían ninguna incidencia en los nuevos intercambios comerciales).

Una de las mejores cosas de este trabajo, sin duda, se da cuando hablas con las libreras o los libreros que además leen y disfrutan los libros. Todos los que trabajamos con librerías, o acudimos a ellas con cierta frecuencia para comprar o interesarnos por algún título, acabamos yendo justo a aquellas donde sabemos que hay alguien que, como nosotras, busca en los libros acaso alguna respuesta, o un refugio, un disfrutar sin más de una buena lectura, desconectar del

Aunque las aves parecen volar únicamente alrededor del barco, como si éste no se moviera, juntos avanzan a veinte metros por hora, impelidos por el viento incansable nacido en lejanas montañas que hace tabletear los trapos como las plumas de las alas de su cohorte. Somos otra isla, piensa Marau, pero en movimiento. El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche. Víctor Nubla, (incorpore, 2016) La noche del pasado 16 de Agosto fue muy especial. Es cierto

Stefan Zweig es uno de los ensayistas más elegantes del pasado siglo. Su capacidad narrativa, sus descripciones envolventes y su lenguaje sencillo nos transmiten delicadamente los sentimientos del narrador. Leer cualquiera de sus obras siempre es fascinante, y más si se trata de alguno de los ensayos de su paso por París. Aquella hermosa ciudad que en los primeros años del siglo XX acogía a los artistas más interesantes del mundo. Sus primeros textos están plagados de descripciones, de anécdotas

La primera parte del título se lo dedicamos a un librero de Zaragoza que, sabemos, por esta anécdota recurrente, que no se lee nada más que los titulares (no es un reproche; te entendemos, Paco, esta redactora puede ser muy aburrida, a poco que se ponga) de modo que cada vez (y ya van…) que lee «Cerramos», nos llama, alarmado, «Raquel, qué me dices, qué ocurre». «Nada, Paco, si es lo de todos los años, que nos vamos unos días

Historias de mujeres, historias del arte Cualquiera que se interese por la historia del arte puede notar enseguida que se mencionan muy pocos nombres de mujeres artistas. Será al llegar a los movimientos de vanguardia del siglo XX cuando vayan apareciendo algunos de esos nombres. Mujeres que han sido sistemáticamente ignoradas por el discurso historiográfico oficial y que desde los años setenta diversas historiadoras del arte han intentado visibilizar completando el discurso heteropatriarcal. Una de ellas es Patricia Mayayo, historiadora del

Desde que leyera ayer en el Babelia, en la página 3, en un texto cuyo título me gustó tanto que me lo he quedado para este editorial, que «La realidad es que un solo 2% (de autores) puede vivir de la literatura», no hago más que pensar en ti, digo, en el artículo o, más exacto: en el concepto «autor». Porque a qué se refiere aquí la periodista. ¿Qué es un «autor»? ¿El que lo pretende? Porque si es así,