Entradas en la Categoría

fila2

Esta semana hemos querido conocer mejor a las libreras y el librero de La Otra Librería Café, en Valladolid [Calle Juan Mambrilla, 19], una acogedora mezcla de cafetería y librería que pretende ser un espacio vivo para la transformación social. Karima, Guillermo y Arantxa son sus artífices. «Hemos creado una cooperativa de iniciativa social para construir este proyecto de cosas ricas para leer». La cafetería ofrece productos elaborados por ellas mismas de forma artesanal: repostería y panes árabes, tostadas dulces y saladas.

Iluminada Cuando el camión entró en la plaza lleno de cajas cerradas nadie podía imaginar la repercusión que tendría; nadie le prestó atención. Discreto, más grande que pequeño, sin publicidad de productos ni colores vistosos. Pasó desapercibido. Era esta una plaza gris, anodina, nada de edificios hermosos o, al menos, peculiares. Sus vecinos estaban tan acostumbrados a esa fealdad industrial que ya no se daban cuenta de que estaba muy lejos de resultar un lugar acogedor. Se habían acostumbrado. La

El filósofo-artista en el Suplemento Cultural Encuentros Contra el Concepto Daniel Sedcontra El pensamiento como arte de la simulación y teatro de intensidades Puede considerarse a Jean-Noël Vuarnet como el último exponente de la corriente de pensamiento postnietzscheano que desarrollaron en Francia, a lo largo del pasado siglo, autores como Georges Bataille, Pierre Klossowski o Gilles Deleuze. Quizá ese carácter tardío, la heterogeneidad inclasificable de su obra y la temprana muerte del autor, impidieron que la obra de Vuarnet alcanzara

Las prácticas sexuales en línea son sexo real, y hay mucho más que porno. Quiero quitarme la careta y confesarme abanderada del sexo, de follar y del amor online. Soy una romántica digital. Porque el sexo en Internet es sexo de verdad y el amor online también es amor, y todo lo que hacemos entre lo uno y otro es tan auténtico como tocarte bajo los pantalones mientras el corazón te sale por la boca. Proclamo esto en nombre de

Manuela Partearroyo, una de las libreras de la librería Los editores, nos explica qué es esto de El club de las editoras que se han inventado, cuya próxima sesión se celebrará el el próximo martes 26 de septiembre en la propia librería (Guturbay, 5. Madrid). El libro elegido para la ocasión: Tea Rooms, de Luisa Carnés (Hoja de Lata, 2016). El club de lectura volverá a reunirse los días 10 y 24 de octubre y 14 de noviembre con otras tres obras. Cuéntanos más, Manuela. El

El trocito que hemos picado para abrir boca, servir como entradilla al audio que compartimos aquí, se lo vamos a dedicar a los ancianos y ancianas que aún viven en Navalpino; si nos leyeran —que no van a hacerlo—, sonreirían. Y por eso. La idea que teníamos de Extremadura era tan equivocada que entramos en la Vera de Cáceres haciendo honor al Bobo famoso. Por ejemplo —ejemplo de bobería—, nos llamó poderosamente la atención un pájaro muy parecido a las golondrinas

Nhung ayuda por las tardes en el arrozal, pero aún es una niña y, de vez en cuando, mientras regresan a casa, se esconde entre las plantas que bordean el camino, o se sube a un árbol hasta que su madre, tras llamarla sin obtener respuesta, se gira y comienza a enfadarse porque está cansada del largo día de trabajo y, también, del mismo juego. La niña no sospecha la verdadera razón del enfado de su madre. Hoy se ha

El diálogo entre el profesor y su única alumna en torno al verso libre Este original libro es un aporte capital sobre uno de los puntos basales de la poesía moderna, el verso libre, aunque el autor sabe retrotraer cuidadosamente su presencia en poéticas más antiguas. Provencio es uno de los estudiosos más interesantes de la poesía contemporánea, si bien no de los más conocidos; creo que lo primero suyo que leí fue una guía didáctica de lectura tan completa

Moloch! Moloch! Nightmare of Moloch! Llevaba una semana agotada. No era por trabajar en verano mientras la mayoría de la gente se iba de vacaciones; en el trabajo al menos estaba fresquita, a resguardo del calor sofocante del exterior, donde el aire de la calle envolvía a todos como una gruesa manta de lana. El cansancio, esa sensación, venía a cuenta de todo del tiempo robado por los autobuses, que reducen su frecuencia de paso en verano. Suponía entre veinte y

Minila me hizo el favor de mandarme su último libro al departamento, bueno, al de una amiga porque en el mío se los roban. Lo primero que leí de él fue Lo peor de la buena suerte, publicado por Tierra Adentro. Me gustó tanto que además de reseñarlo compré un par más y los regalé. Luego escribí sobre él para un periódico local (vivo en la Ciudad de México) en el que trabajaba. Creo que le gustó mi recomendación o el