Entradas en la Categoría

fila2

Moloch! Moloch! Nightmare of Moloch! Llevaba una semana agotada. No era por trabajar en verano mientras la mayoría de la gente se iba de vacaciones; en el trabajo al menos estaba fresquita, a resguardo del calor sofocante del exterior, donde el aire de la calle envolvía a todos como una gruesa manta de lana. El cansancio, esa sensación, venía a cuenta de todo del tiempo robado por los autobuses, que reducen su frecuencia de paso en verano. Suponía entre veinte y

Minila me hizo el favor de mandarme su último libro al departamento, bueno, al de una amiga porque en el mío se los roban. Lo primero que leí de él fue Lo peor de la buena suerte, publicado por Tierra Adentro. Me gustó tanto que además de reseñarlo compré un par más y los regalé. Luego escribí sobre él para un periódico local (vivo en la Ciudad de México) en el que trabajaba. Creo que le gustó mi recomendación o el

incorpore es una editorial con un pie en Francia y otro en España. «Oiga ―me dice el lector imaginario―, que ha escrito el nombre de la editorial con minúscula inicial y con el ʽinʼ en cursiva». A este meticuloso lector le diremos que se escribe así. Paisajes en una maleta pertenece a la colección les petits bilingues, por lo que una página está en francés y la de al lado en español. En la contraportada hay un breve texto en francés que voy

Apenas había salido el tren, mi compañera, esa que no llevaba pasaporte, se durmió. Se ve que el golpe de las ruedas y el balanceo del tren actúa sobre la conciencia humana adormilándola. Por suerte para mí, durmió hasta la misma Viena. Ocurrió en cambio que tuve otros dos acompañantes en el compartimento del tren. Estaban sentados enfrente de mí y hablaban en alemán. Uno de ellos era un hombre corpulento, ancho de hombros, de mediana edad y bien afeitado.
La puerta de Tannhäuser

Los libreros Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, de La puerta de Tannhäuser, Plasencia, sobre el Primer concurso de relatos La puerta de Tannhäuser, dotado con un premio de 1.000 € «Llevábamos tiempo pensando en la posibilidad de convocar un concurso de relatos, queríamos que estuviera bien organizado y que fuera transparente y de calidad. Hace unos meses unos buenos clientes nuestros se ofrecieron para apoyar nuestro deseo y patrocinar el concurso. ¡Y ahora es una realidad! En las bases del concurso hemos tratado
Beat Generation

Ululantes y necesarios The Dharma Beats es una completa antología de la beat generation. De Jack Kerouac a Gary Snyder pasando por Lew Welch, Philip Whalen, Joanne Kyger o Michael McClure. Jesús Aguado Estos chicos, casi todos ya vagabundos del dharma ultraterreno, siguen ululando tiernamente generación tras generación. Alborotaron el tranquilo avispero de la poesía de su tiempo (esos poetas conservadores, retoricistas y melindrosos de la Nueva Crítica, por ejemplo) y siguen haciéndolo hoy en día. Ellos, que fueron avanzados de la contracultura,

Matices Cuando le conocí pensé que olía a hierbabuena. Recordé un té delicioso y aromático. Su sonrisa disparó mi imaginación; su carácter, una alarma. Ojalá me hubiera equivocado. Estaba disfrutando de mi soledad cuando unas frases acertadas llamaron mi atención sobre aquel segundo aroma. Era algo intenso; sin darme cuenta me mostré más receptiva, y él entonces me prestó más atención. Era como chocolate. El que me gusta de verdad es el que apenas tiene mezclas, el oscuro. Y resultó

El premio. Un poco de historia Estos premios comenzaron como una iniciativa para reconocer la figura de Javier Lostalé en su faceta de gran divulgador cultural, en especial en lo que se refiere a poesía joven. La primera edición del premio la ganaron Agenor Prieto y María Moreno con los libros El silencio creador y The woman under the mango tree. Juan José Martín Ramos, editor de Polibea, y nosotras, desde Librerantes, os invitamos a todos los jóvenes poetas que nos

Por lo común recomiendo autores que no son mexicanos porque desgraciadamente no se publica mucha buena literatura actual. Son contadísimos los autores mexas que me atrevería a defender en público. Uno de estos autores es Juan Pablo Villalobos, último Premio Herralde de novela. Comencé a leer No voy a pedirle a nadie que me crea después de que una amiga, aburrida mientras me veía trabajar, tomara un libro de mi pila de pendientes y no lo pudiera soltar. Ella estudió letras inglesas y

Un día cualquiera Al abrir esta mañana una ventana algo se movió en una esquina. Era una araña recia que de ninguna manera podía asociar a una criatura más indefensa que yo. Me quedé parada y ella también. Diría que nos estábamos mirando si hubiera sabido dónde encontrar sus ojos. Quizá nos mediamos. Decidí expulsarla y se resistió, pero tras un momento de lucha conseguí que se largara. A veces, cuando me despierto, mi mirada relajada cree ver algo en