Entradas en la Categoría

fila2

Las prácticas sexuales en línea son sexo real, y hay mucho más que porno. Quiero quitarme la careta y confesarme abanderada del sexo, de follar y del amor online. Soy una romántica digital. Porque el sexo en Internet es sexo de verdad y el amor online también es amor, y todo lo que hacemos entre lo uno y otro es tan auténtico como tocarte bajo los pantalones mientras el corazón te sale por la boca. Proclamo esto en nombre de

Manuela Partearroyo, una de las libreras de la librería Los editores, nos explica qué es esto de El club de las editoras que se han inventado, cuya próxima sesión se celebrará el el próximo martes 26 de septiembre en la propia librería (Guturbay, 5. Madrid). El libro elegido para la ocasión: Tea Rooms, de Luisa Carnés (Hoja de Lata, 2016). El club de lectura volverá a reunirse los días 10 y 24 de octubre y 14 de noviembre con otras tres obras. Cuéntanos más, Manuela. El

El trocito que hemos picado para abrir boca, servir como entradilla al audio que compartimos aquí, se lo vamos a dedicar a los ancianos y ancianas que aún viven en Navalpino; si nos leyeran —que no van a hacerlo—, sonreirían. Y por eso. La idea que teníamos de Extremadura era tan equivocada que entramos en la Vera de Cáceres haciendo honor al Bobo famoso. Por ejemplo —ejemplo de bobería—, nos llamó poderosamente la atención un pájaro muy parecido a las golondrinas

Nhung ayuda por las tardes en el arrozal, pero aún es una niña y, de vez en cuando, mientras regresan a casa, se esconde entre las plantas que bordean el camino, o se sube a un árbol hasta que su madre, tras llamarla sin obtener respuesta, se gira y comienza a enfadarse porque está cansada del largo día de trabajo y, también, del mismo juego. La niña no sospecha la verdadera razón del enfado de su madre. Hoy se ha

El diálogo entre el profesor y su única alumna en torno al verso libre Este original libro es un aporte capital sobre uno de los puntos basales de la poesía moderna, el verso libre, aunque el autor sabe retrotraer cuidadosamente su presencia en poéticas más antiguas. Provencio es uno de los estudiosos más interesantes de la poesía contemporánea, si bien no de los más conocidos; creo que lo primero suyo que leí fue una guía didáctica de lectura tan completa

Moloch! Moloch! Nightmare of Moloch! Llevaba una semana agotada. No era por trabajar en verano mientras la mayoría de la gente se iba de vacaciones; en el trabajo al menos estaba fresquita, a resguardo del calor sofocante del exterior, donde el aire de la calle envolvía a todos como una gruesa manta de lana. El cansancio, esa sensación, venía a cuenta de todo del tiempo robado por los autobuses, que reducen su frecuencia de paso en verano. Suponía entre veinte y

Minila me hizo el favor de mandarme su último libro al departamento, bueno, al de una amiga porque en el mío se los roban. Lo primero que leí de él fue Lo peor de la buena suerte, publicado por Tierra Adentro. Me gustó tanto que además de reseñarlo compré un par más y los regalé. Luego escribí sobre él para un periódico local (vivo en la Ciudad de México) en el que trabajaba. Creo que le gustó mi recomendación o el

incorpore es una editorial con un pie en Francia y otro en España. «Oiga ―me dice el lector imaginario―, que ha escrito el nombre de la editorial con minúscula inicial y con el ʽinʼ en cursiva». A este meticuloso lector le diremos que se escribe así. Paisajes en una maleta pertenece a la colección les petits bilingues, por lo que una página está en francés y la de al lado en español. En la contraportada hay un breve texto en francés que voy

Apenas había salido el tren, mi compañera, esa que no llevaba pasaporte, se durmió. Se ve que el golpe de las ruedas y el balanceo del tren actúa sobre la conciencia humana adormilándola. Por suerte para mí, durmió hasta la misma Viena. Ocurrió en cambio que tuve otros dos acompañantes en el compartimento del tren. Estaban sentados enfrente de mí y hablaban en alemán. Uno de ellos era un hombre corpulento, ancho de hombros, de mediana edad y bien afeitado.

Los libreros Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, de La puerta de Tannhäuser, Plasencia, sobre el Primer concurso de relatos La puerta de Tannhäuser, dotado con un premio de 1.000 € «Llevábamos tiempo pensando en la posibilidad de convocar un concurso de relatos, queríamos que estuviera bien organizado y que fuera transparente y de calidad. Hace unos meses unos buenos clientes nuestros se ofrecieron para apoyar nuestro deseo y patrocinar el concurso. ¡Y ahora es una realidad! En las bases del concurso hemos tratado