Entradas en la Categoría

Gente de letras

El pasado sábado 16 de enero, Bandaàparte Editores y Librerantes pasaban por Molar, maravillosamente reconvertida a librería y tienda de discos (aunque, para que vamos a mentir, uno echa de menos tomarse una cervecita con Kika o Antonio). Historia de Iván se presentaba en Madrid, el cómic de Andrés G. Leiva y la primera incursión en la historieta gráfica de la editorial. Ha quedado un álbum muy completo (una reedición mejorada, material extra y páginas a color para esta historia de los

Fue en la librería Venir a cuento. Sábado 12, a las doce de la mañana. [La becaria acudió a la cita sin batería en la cámara de fotos. Como nos costaría un dineral despedirla, en fin, hemos optado por usar las fotos que sacó con el móvil. Y que sea lo que Dios quiera.] Los niños fueron llegando, más o menos puntuales. Aquí aún no estaban todos… Al fondo, los editores: Antonio Cordero saluda a su hermano Gonzalo; Enrique Mercado, editor

[La idea de esta serie se nos ocurrió leyendo El Gabinete de Sísifo; concretamente un artículo de Alejandro Gamero sobre El famoso cuestionario de Marcel Proust para conocer mejor a alguien, que, por cierto, no era suyo. Pueden leer la anécdota completa aquí. Son 30 preguntas. Hoy contesta Javier Ruiz, librero en Granada, en Librería Praga]

…y embalsamados sin maldiciones egipcias? O, dicho de otra manera, ¿quién es toda esta gente? Presentación de la editorial Hermenaute en la librería Gigamesh con motivo de la publicación de su primer libro: Momias y embalsamados. [Gracias, Gigamesh]

. Desde aquí anuncio mi contraataque. Retrovisores (Bandaàparte, 2015) Esta semana Retrovisores, el primer poemario de Guille Galván, se vestía así para salir rumbo a librerías:

Librerantes organiza este jueves, el más librerante El pasado 10 de septiembre nos reuníamos gran parte de la tripulación Librerantes en la madrileña Enclave de Libros (c/ Relatores 16) para celebrar un nuevo episodio de Los jueves Librerantes, capitaneados por Raquel Blanco, cabeza visible y artífice de esta aventura en alta mar. La de este jueves librerante era una edición especial, muchos de los editores que forman esta distribuidora de libros y más estábamos allí; hubo quienes vinimos de muy lejos, y tan

[La idea de esta serie se nos ocurrió leyendo El Gabinete de Sísifo; concretamente un artículo de Alejandro Gamero sobre El famoso cuestionario de Marcel Proust para conocer mejor a alguien, que, por cierto, no era suyo. Pueden leer la anécdota completa aquí. Son 30 preguntas. Hoy contesta Ricardo Moreno Mira, poeta y editor de Lupercalia]

El loco mundo del libro. Palabra de librero (II) Antes de comenzar la segunda parte 1 de esta serie sobre el mundo del libro sería bueno desmitificar y poner en conocimiento algunos puntos que muchos de los lectores y clientes de una librería no suelen tener presente: El librero no pone los precios de los libros. Los libros son de los pocos artículos que tienen un precio fijo e invariable. Por ley, el descuento máximo que se puede hacer a

Uno de mis hermanos solía explicar las habituales dificultades de convivencia en los pueblos, los odios ancestrales que se tenían los unos a los otros, el mal que se desean, por la imposibilidad de no ver durante un tiempo al que tan mal te cae, no poder alejarte de él; en lugares donde vive tan poquita gente no es fácil no coincidir, por no decir imposible. De manera que tienes, sí o sí, que tomarte el café en el bar cada mañana con el tipo que le dijo no sé qué a tu hermana, o con el que movió la linde a su favor para arañar «ya ves tú, qué miseria de tierra». Todas y cada una de las mañanas, a ese mismo tipo. Es complicado.

A finales del siglo pasado y principios de èste, todo iba bien en el mundo del libro. Para que entiendan que hablo con conocimiento de causa, aclaro que he estado en los dos lados del mapa editorial, previamente a ser librero pasé por el mundo comercial dentro de nuestra pequeña distribuidora familiar. En esa época las novedades estaban expuestas entre 30 y 60 días. Daba tiempo de sobra a que el librero se empapara de las mismas, tomara cariño a algunas y supiera qué y cómo venderlas.