Entradas en la Categoría

Portada

Como niña con zapatos nuevos. Así se encuentra Marisol Salanova, editora de Micromegas, ahora que tiene en sus manos Penumbra, de Adonay Bermúdez. Con este título inaugura la colección Booth y, además, cumple uno de sus sueños, uno de esos proyectos que se antojan irrealizables cuando acabas la Universidad. Booth será la segunda colección de la editorial y estará destinada a «libros comisariados», es decir, títulos escritos para lectores dispuestos a interactuar con el autor, con la realidad que éste

Un libro al son de una danza —milenaria— dibujada Del lat. liber, libri. 1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen. Un libro es, en la mente colectiva, un conjunto de muchas hojas de papel que forman un volumen. Una definición correcta que también acepta la Real Academia Española. Entonces, ¿alguien podría crear un libro que sonase al son de una danza que también pudiera contemplarse en sus páginas? Imagina un escenario que

Hagiografía de Narcisa la bella en la librería Muga [Madrid] «Hagiografía de Narcisa la bella es muy divertida y muy feminista. Robles tiene el don genuino de la sátira y lo cómico, algo relativamente escaso en las letras iberoamericanas.» Jean Franco. «Somos un lapso de tiempo en el espacio que nos toca vivir.» Mireya Robles. «Un libro que se lee muy bien» La distribuidora, exaltada, casi al final del acto. Cuando bajan las temperaturas y el mercurio puede convertirse en la mejor

Según un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, existen en España casi millón y medio de hogares con gato, y más de dos millones de felinos en ellos. A estos hay que sumar los llamados gatos callejeros. Digamos que son una población considerable. Si en la antigüedad fueron dioses, hoy día son lo reyes del Youtube y las redes sociales. Un considerable peso de internet está dedicado al gato, tal cual. Esto demuestra que ya sean deidades o sencillos

Un grupo de jóvenes en una acampada. Beben alcohol, toman drogas, tienen sus primeros escarceos sexuales. De pronto, uno de ellos, seguramente el amigo del quaterback, aparece acuchillado. Parece que hay un asesino suelto en el bosque. Esta situación se puede extrapolar a otros lugares. No nos engañemos. Ya sabemos lo que va a pasar. Todos los jóvenes van a morir. Así se titula el ensayo de Luis Pérez Ochando, cuyo subtítulo, Ideología y rito en el slasher film, delimita

«No sé cómo te gustan mis artículos, que escribo sin ganas y a la fuerza, en el último minuto porque me hace falta el dinero…» [Carmen Laforet a Elena Fortún entre mayo y junio de 1951.] Contar —bien, con cierto detalle— cómo es una librería, quién la regenta, qué tipo de libro puedes encontrar en sus estantes, etc., en menos de cuatro mil palabras, tiene una cierta complicación. Lo sé porque lo he intentado ya unas cuantas veces, sospecho que

«No tiene un nombre glamouroso, una etiqueta que se pueda poner de moda. No tiene el atractivo de la novedad, son cosas que hemos oído una y otra vez. Conocerse, actuar con honestidad… Pero lo complicado no es oírlo, ni entenderlo, cosas así se escuchan constantemente. Lo complicado es aplicarlo en tu propia vida y hacerse consciente de que la clave está en la responsabilidad personal». 1 Llegar a la sede de Continta me tienes tuvo una cierta complicación. Anoté

Alain Badiou en diálogo con Nicolas Truong en Elogio del teatro  «Tienes entre tus manos una preciosa oportunidad: dos franceses van a contarte, como si estuvieras con ellos una cálida tarde de verano a orillas del Ródno, acerca del teatro Dónde nació, a qué peligros se ha enfrentado, cuáles son sus poderes mágicos y qué efectos produce en aquellos que los prueban». María Folguera en el prólogo a Elogio del teatro. Fuimos a la librería —La Central del Reina Sofía, otra vez; va a ser

El jueves librerante de mayo lo celebramos en la Librería Rafael Alberti. Tienta mimetizar a Machado, diciendo aquello de Navegante no hay…, se hace… al navegar». Pero faltan las palabras, sobran, se confunden, hierran… No hay tierra firme para quien se hace a la mar, no hay tierra firme para quien se hace a la lectura, hay tierra en las profundidades, a lo lejos. Y para llegar a ella hay que embarcarse en el buen libro, pues no todos los libros zarpan.

La filósofa Maite Larrauri comenzó a hablar de Mrs. Dalloway. De su caminar arriba y abajo por las calles de Londres, de ese deseo suyo de comprar flores y de la percepción tan intensa de que aquella mañana era clara y que el aire era muy fresco a esa primera hora. Y estuvo pues, esa expresión de Clarissa Dalloway , «¡Qué fiesta! ¡Qué aventura!», ya que la entrevistadora, al escuchar a Larrauri hablar de uno de los personajes más potentes de Virginia Woolf, se adentraba en una conversación que le iba a proporcionar jugosas enseñanzas.