Entradas en la Categoría

Blog del autor

Los libreros Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, de La puerta de Tannhäuser, Plasencia, sobre el Primer concurso de relatos La puerta de Tannhäuser, dotado con un premio de 1.000 € «Llevábamos tiempo pensando en la posibilidad de convocar un concurso de relatos, queríamos que estuviera bien organizado y que fuera transparente y de calidad. Hace unos meses unos buenos clientes nuestros se ofrecieron para apoyar nuestro deseo y patrocinar el concurso. ¡Y ahora es una realidad! En las bases del concurso hemos tratado

Matices Cuando le conocí pensé que olía a hierbabuena. Recordé un té delicioso y aromático. Su sonrisa disparó mi imaginación; su carácter, una alarma. Ojalá me hubiera equivocado. Estaba disfrutando de mi soledad cuando unas frases acertadas llamaron mi atención sobre aquel segundo aroma. Era algo intenso; sin darme cuenta me mostré más receptiva, y él entonces me prestó más atención. Era como chocolate. El que me gusta de verdad es el que apenas tiene mezclas, el oscuro. Y resultó

Un día cualquiera Al abrir esta mañana una ventana algo se movió en una esquina. Era una araña recia que de ninguna manera podía asociar a una criatura más indefensa que yo. Me quedé parada y ella también. Diría que nos estábamos mirando si hubiera sabido dónde encontrar sus ojos. Quizá nos mediamos. Decidí expulsarla y se resistió, pero tras un momento de lucha conseguí que se largara. A veces, cuando me despierto, mi mirada relajada cree ver algo en

Texto enviado por nuestros amigos de la Librería Luque para concienciarnos a todos, y en particular a los profesores, de la importancia de comprar en librerías, contribuir a asegurar así la pervivencia de estos espacios en los que tanto nos gusta compartir nuestro amor por los libros. Durante las últimas semanas del curso se multiplica en los centros educativos la presencia de comerciales de más de una editorial que vienen a ofrecer a los profesores sus libros para los próximos

A veces los deseos se cumplen. Desde que los ojos de Jean Rhys me llamaron desde el fondo de un cajón de libros de saldo –estaban en la portada de su biografía, publicada por Grijalbo- quise saberlo todo sobre ella y, tras leer Ancho mar de los sargazos, leer todo lo que ella pudiera haber escrito. Hasta hice que me consiguieran un ejemplar descatalogado de Los tigres son más hermosos. Así que cuando supe que Lumen editaba en un solo

Uno de los grandes tópicos literarios, sobre todo entre los lectores, se sitúa en la mesita de noche. Ahí está el libro sempiterno en la mesita de noche. «Siempre tengo un libro en la mesita de noche», dirá el lector. Puede ser un libro diferente, claro. Lo que indica es que se lee con frecuencia, antes de irse a dormir, como una costumbre o rito. Puede ser verdad y no indica necesariamente impostura o alarde alguno. Mi intención no es

¿Qué ocurre cuando unos huesos se niegan a ser encontrados? Federico García-Lorca murió fusilado hace 80 años. En cualquier país civilizado tal efemérides hubiese sido motivo suficiente para establecer una fecha en la que un suceso así tuviese un significado constructivo. Pero España es ese país lorquiano donde nadie ha leído a Lorca, una nación funeraria, como señala José Antonio Escohotado, en la que sólo se reconoce al prójimo cuando es un cadáver. Ahí se dice ya lo bueno que

Cualquier reseña sobre un libro que trate, aun por encima, el tema del suicidio ha de empezar citando a Camus y aquello de que la única pregunta filosófica seria es el suicidio. Esta no iba a se menos. A partir de aquí es más difícil seguir; haré lo que pueda. Hace años, bastantes en realidad, leí la segunda novela de Eugenides, Middlesex, y me pareció que en ella pasaba algo curioso: Calíope —la adolescente de ascendencia griega que descubre que es

«¿Le gustan las orquídeas? Yo las odio. Su tejido es demasiado parecido a la carne humana, sus tallos parecen dedos de cadáveres recién lavados, y su perfume tiene la podrida dulzura de una prostituta». Son palabras que el general Sternwood le dice a Philip Marlowe la primera vez que se ven, en el invernadero de la mansión de Sternwood, que ha contratado a Marlowe para que libre a su hija menor de un chantajista. Están en El sueño eterno, primera

Lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en Hemingway son dos imágenes violentas. La primera explicada por él mismo en París era una fiesta; la soberana paliza que le pegó a su mujer por perderle la maleta donde guardaba todos sus manuscritos. La segunda explicada por Guillermo Cabrera Infante, no recuerdo ahora si en Cine o sardina o en una entrevista de prensa; Hemingway le invitó a pescar el pez espada. Una vez en alta mar, el