Entradas en la Categoría

Blog del autor

Las vi al pasar. De niña tenía muchas; a mí me gustaba más el Scalextric que tenían mis primos. Creo que casi cada año, el regalo de Reyes eran muñecas, nunca unos coches que corrían en un circuito con mando a distancia. También me gustaban los trenes eléctricos aunque no hicieran nada más que dar vueltas en círculo, igual que aquellos coches. Y otra muñeca. No digo que no jugara con ellas. Pero no conservo ninguna y no me importa. Recuerdo a

Al oír cómo me llamaba pensé que esa señora se había equivocado. Pero me estaba mirando directamente a mí, sin lugar a dudas. A mí. Esperando que reconociese un error, mantuve su mirada. Pero ella siguió acercándose, me miraba con ternura. Qué extraño. —¿Te acuerdas de mí? —me preguntó, sonriendo. Y al escuchar de nuevo su voz recordé. Debía de tener más o menos 8 años. Mi madre me enviaba de vez en cuando a lo que llamaba «hacer recados», y que

Iluminada Cuando el camión entró en la plaza lleno de cajas cerradas nadie podía imaginar la repercusión que tendría; nadie le prestó atención. Discreto, más grande que pequeño, sin publicidad de productos ni colores vistosos. Pasó desapercibido. Era esta una plaza gris, anodina, nada de edificios hermosos o, al menos, peculiares. Sus vecinos estaban tan acostumbrados a esa fealdad industrial que ya no se daban cuenta de que estaba muy lejos de resultar un lugar acogedor. Se habían acostumbrado. La

En Palma de Mallorca hay una librería muy muy singular, tanto, que es, además —pueden leerlo dos veces, vamos a cobrar lo mismo—, una peluquería. Tal cual. Están especializadas en poesía, con un fondo amplio pero muy selecto, en el que además se pueden encontrar ediciones descatalogadas, revistas de poesía, antologías, autoediciones. Llamamos y les pedimos a sus libreras, Lola y Manuela, que nos explicaran cómo comenzó todo allá por 2010. Y esto es lo que nos han contado Los Oficios

Con motivo del Sexto Encuentro de Editores Inclasificables, que se celebrará en la biblioteca pública Casa de las Conchas de Salamanca los próximos días 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre, hemos invitado a su organizador, Ginés Martínez, a que nos cuente qué es esto… Y lo ha hecho: Hace seis años, cuando propuse a la biblioteca pública Casa de las Conchas de Salamanca organizar un encuentro de editores inclasificables, el ámbito editorial llevaba años inmerso en una

Manuela Partearroyo, una de las libreras de la librería Los editores, nos explica qué es esto de El club de las editoras que se han inventado, cuya próxima sesión se celebrará el el próximo martes 26 de septiembre en la propia librería (Guturbay, 5. Madrid). El libro elegido para la ocasión: Tea Rooms, de Luisa Carnés (Hoja de Lata, 2016). El club de lectura volverá a reunirse los días 10 y 24 de octubre y 14 de noviembre con otras tres obras. Cuéntanos más, Manuela. El

Nhung ayuda por las tardes en el arrozal, pero aún es una niña y, de vez en cuando, mientras regresan a casa, se esconde entre las plantas que bordean el camino, o se sube a un árbol hasta que su madre, tras llamarla sin obtener respuesta, se gira y comienza a enfadarse porque está cansada del largo día de trabajo y, también, del mismo juego. La niña no sospecha la verdadera razón del enfado de su madre. Hoy se ha

Los libreros Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, de La puerta de Tannhäuser, Plasencia, sobre el Primer concurso de relatos La puerta de Tannhäuser, dotado con un premio de 1.000 € «Llevábamos tiempo pensando en la posibilidad de convocar un concurso de relatos, queríamos que estuviera bien organizado y que fuera transparente y de calidad. Hace unos meses unos buenos clientes nuestros se ofrecieron para apoyar nuestro deseo y patrocinar el concurso. ¡Y ahora es una realidad! En las bases del concurso hemos tratado

Matices Cuando le conocí pensé que olía a hierbabuena. Recordé un té delicioso y aromático. Su sonrisa disparó mi imaginación; su carácter, una alarma. Ojalá me hubiera equivocado. Estaba disfrutando de mi soledad cuando unas frases acertadas llamaron mi atención sobre aquel segundo aroma. Era algo intenso; sin darme cuenta me mostré más receptiva, y él entonces me prestó más atención. Era como chocolate. El que me gusta de verdad es el que apenas tiene mezclas, el oscuro. Y resultó

Un día cualquiera Al abrir esta mañana una ventana algo se movió en una esquina. Era una araña recia que de ninguna manera podía asociar a una criatura más indefensa que yo. Me quedé parada y ella también. Diría que nos estábamos mirando si hubiera sabido dónde encontrar sus ojos. Quizá nos mediamos. Decidí expulsarla y se resistió, pero tras un momento de lucha conseguí que se largara. A veces, cuando me despierto, mi mirada relajada cree ver algo en