Entradas en la Categoría

Blog del autor

A veces los deseos se cumplen. Desde que los ojos de Jean Rhys me llamaron desde el fondo de un cajón de libros de saldo –estaban en la portada de su biografía, publicada por Grijalbo- quise saberlo todo sobre ella y, tras leer Ancho mar de los sargazos, leer todo lo que ella pudiera haber escrito. Hasta hice que me consiguieran un ejemplar descatalogado de Los tigres son más hermosos. Así que cuando supe que Lumen editaba en un solo

Uno de los grandes tópicos literarios, sobre todo entre los lectores, se sitúa en la mesita de noche. Ahí está el libro sempiterno en la mesita de noche. «Siempre tengo un libro en la mesita de noche», dirá el lector. Puede ser un libro diferente, claro. Lo que indica es que se lee con frecuencia, antes de irse a dormir, como una costumbre o rito. Puede ser verdad y no indica necesariamente impostura o alarde alguno. Mi intención no es

¿Qué ocurre cuando unos huesos se niegan a ser encontrados? Federico García-Lorca murió fusilado hace 80 años. En cualquier país civilizado tal efemérides hubiese sido motivo suficiente para establecer una fecha en la que un suceso así tuviese un significado constructivo. Pero España es ese país lorquiano donde nadie ha leído a Lorca, una nación funeraria, como señala José Antonio Escohotado, en la que sólo se reconoce al prójimo cuando es un cadáver. Ahí se dice ya lo bueno que

Cualquier reseña sobre un libro que trate, aun por encima, el tema del suicidio ha de empezar citando a Camus y aquello de que la única pregunta filosófica seria es el suicidio. Esta no iba a se menos. A partir de aquí es más difícil seguir; haré lo que pueda. Hace años, bastantes en realidad, leí la segunda novela de Eugenides, Middlesex, y me pareció que en ella pasaba algo curioso: Calíope —la adolescente de ascendencia griega que descubre que es

«¿Le gustan las orquídeas? Yo las odio. Su tejido es demasiado parecido a la carne humana, sus tallos parecen dedos de cadáveres recién lavados, y su perfume tiene la podrida dulzura de una prostituta». Son palabras que el general Sternwood le dice a Philip Marlowe la primera vez que se ven, en el invernadero de la mansión de Sternwood, que ha contratado a Marlowe para que libre a su hija menor de un chantajista. Están en El sueño eterno, primera

Lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en Hemingway son dos imágenes violentas. La primera explicada por él mismo en París era una fiesta; la soberana paliza que le pegó a su mujer por perderle la maleta donde guardaba todos sus manuscritos. La segunda explicada por Guillermo Cabrera Infante, no recuerdo ahora si en Cine o sardina o en una entrevista de prensa; Hemingway le invitó a pescar el pez espada. Una vez en alta mar, el

Una idea de Harold Bloom  que me sorprendió leyendo El canon occidental fue la de que muchas de las lecturas verdaderamente creativas son erróneas de manera deliberada. Como leí el libro hace seis o siete años, y ahora además está fuera de mi alcance, entre mis libros de Barcelona —tengo una biblioteca escindida y medio embalada—, me es difícil asegurar si eso es lo que en verdad escribía Bloom o se trata de una lectura, a su vez, errónea por mi parte. De todos modos,

Nací en un tonel al fondo de un granero de heno; la luz caía sobre mis párpados cerrados de manera que los ocho primeros días todo me pareció color de rosa . No me gustan. Nada. Me gustaría decir que yo a ellos tampoco, ocurre que ni eso me conceden; en el mejor de los casos, les soy indiferente; en el peor, me adoran. No he conocido, en toda mi vida, a un solo gato que me odie, que me deteste

Esta semana producía un auténtico hito, un antes y un después, un final de ciclo, uno de estos momentos a partir de los cuales nos enfrentamos con ilusión a una nueva era, la luz al final del camino, el verdadero brote verde, el maná para el hambriento, el…algo sencillamente increíble: concedían el premio Cervantes a Eduardo Mendoza. ¿Qué tiene esto de particular? En primer lugar Mendoza ha dedicado gran parte de su obra a la comedia. En segundo los elogios

  Quizá llegue tarde a un debate en el que los ponentes no sólo se han levantado ya de la mesa, sino que además es posible que estén muertos. Tal vez a nadie interese este texto que revolotea batiendo unas alas pesadas y un tanto ruidosas alrededor de un cadáver que nadie vela y que sin embargo está aún lleno de vida. No obstante, tú, lector, amigo que me sigues con regularidad o que has llegado hasta aquí por un