Inicio»fila2»El jueves librerante de noviembre. Porque viene a cuento

El jueves librerante de noviembre. Porque viene a cuento

0
Compartidos
Pinterest Google+

Los Jueves Librerantes surgieron casi al principio de todo. Se trataba de reunirnos de vez en cuando con lectores, amigos, libreros, editores y autores para charlar sobre libros, tomar un vino, contarnos cosas. Al principio, intentamos hacerlo en jueves (no lo conseguimos nunca), luego que fuera una cita mensual (esto lo hemos ido más o menos haciendo…), el primer jueves (tampoco) de cada mes por la tarde, cada vez en una librería de entre todas las librerías Librerantes (menuda aliteración).

Este mes de noviembre, y como ya hacía tiempo, ya, hemos querido recuperar esta sana costumbre; será, por seguir en nuestra línea, en vez de un jueves, un sábado por la mañana. La librería: Venir a Cuento, en el número 29 de la calle Embajadores; una librería que viene muy a cuento, claro, venid y veréis por qué: una charla en torno a nuestros libros ilustrados (¿por qué ilustrados?) en la que intervendrán Carmen Oliart, editora de Sabina; Adriano Fortarezza, de Stirner, y Enrique Royuela, de Principia. A la hora del vermut. Además, Venir a Cuento cuenta (estoy hoy muy cacofónica) con un magnífico espacio para tomar algo y no molestar.

Los editores nos van a contar por qué vienen a cuento estos libros. Por qué la traducción de Existential comics, de Corey Mohler, una ingeniosa mezcla de filosofía y humor que baja de su pedestal a las personalidades más importantes de la historia de la filosofía. O por qué los cuentos que escribiera Clarice Lispector a sus hijos, inencontrables en castellano hasta que Sabina los publicara, todos. No podía faltar tampoco Principia, Ciencia e ilustración, cómo y por qué.

Vente a la librería, que te vamos no a contar un cuento. O sí.

1 Comentario

  1. […] a contar a quien se venga el sábado que viene —Librería Venir a Cuento, Calle Embajadores, 29; aquí más, yo diré poquito—; «una distribuidora de libros atípica, única en su especie». Nuestro […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *