Inicio»fila2»Joe Runner gozando con Cómics existenciales

Joe Runner gozando con Cómics existenciales

0
Compartidos
Pinterest Google+

Hay que ver lo bonita que es la psique humana. Esa turba de pensamientos racionales que se generan de manera espontánea o forzada en nuestra mente y que nos acerca un poco más a la trascendentalidad de la vida del ser humano en este universo. Queramos o no, a todos nos afecta la filosofía y la forma en la que estos grandes pensadores tenían de ver el mundo y explicarlo de una forma meramente observacional, pese a que todos nos hemos dormido cuando hemos intentado leernos cualquiera de estas obras del tirón, con más dolores de cabeza y frustración que antes de comenzar. Y es que no hay mejor forma de abrir la mente que escuchando puntos de vista totalmente distintos de esta panda de «locos» que tanto han aportado a la humanidad. Porque cuando creía que la filosofía no podía gustarme más, apareció en mi vida…

¿Qué pasaría si las personas fueran meros reductos de su ideología principal, aquel sesgo psíquico que los diferencia de los demás? Ahora imaginad que todos ellos fueran filósofos, los más grandes e importantes que ha tenido la raza humana durante toda su historia. Sumadle a esta fórmula que todos ellos conviven en un mismo universo y que fueran los actores principales del programa televisivo Saturday Night Live. ¿No os parece lo suficientemente loco? Pues en realidad en esto se reduce el webcómic digital de Corey Mohler sobre gags o situaciones hilarantes, que mezcla a cada uno de estos personajes con momentos desternillantes y estúpidos representados en una mera página. Como persona a la que le gusta la filosofía y conocer sobre las distintas posturas de sus grandes pensadores, tengo que admitir que empecé a leer el cómic con cierto escepticismo. No porque sea imposible plasmar de forma amena la ideología o pensamientos de todos estos autores en formato de tebeo, ya tenía como buen ejemplo aquel Action Philosophers que tanto me gustó, sino porque tampoco sabía qué narices esperar de este impresionante tomo recopilatorio. Al final no sólo me equivoqué, sino que Cómics Existenciales ha supuesto ser mucho más de lo que jamás hubiese esperado. ¡Mucho más!

También he de admitir que estas dudas se disiparon en la primera página, en la que nos encontramos a FreudCarnapNietzche Marx jugando al monopoly. Porque sí señores, de esto va esta ida de olla. Situaciones totalmente grotescas protagonizadas por nuestros filósofos favoritos (son adorables), personificados como representaciones fieles a sus pensamientos y con un toque de humor estúpido-inteligente que hace las maravillas de todo aquel que conozca a estos autores. La situación paródica es tal que, pese a que Mohler utiliza una cantidad ingente de famosos pensadores, tiende a usar en reiteradas ocasiones a autores como Simone de BeauvoirJean-Paul Sartre o Albert Camus y terminas creyéndote más a estos personajes ficticios a los que existieron en la realidad. De hecho todas sus representaciones tienen un toque de realidad (se nota que Mohler sabe de qué está hablando, más allá de la rama filosófica que defendían) y eso ayuda a «creerte» cada uno de esos gags, haciéndolos todavía más graciosos de lo que realmente son.

Sin embargo, hay que dejar claro que si no se tiene cierta base sobre el tema, el lector puede sentirse muy perdido y no comprender absolutamente nada. Hice el experimento con ciertos amigos y familiares y todos ellos acababan con una cara de acelga que me hace sospechar que ni entendieron el chiste, ni tampoco les hizo gracia alguna. He de partir una lanza a favor de este cómic aclarando dos cosas: primero, yo no soy un gran especialista sobre el tema y me lo he gozado fuertemente; y segundo, al final del tomo nos encontramos con una parte que nos explica qué narices está sucediendo en cada uno de los capítulos, sin perder el toque de humor en ningún momento. Creedme cuando os digo que todo está muy cuidado, a diferencia del dibujo. Pero seamos sinceros, ¿a quién narices le importa el apartado gráfico cuando puedes ver a Marx haciendo una chilena en la final del mundial de fútbol? Fútbol filosófico, claro. Con Confucio como árbitro, obviamente… Bromas aparte, es cierto que la calidad del arte «ya tal», pero se identifica a las mil maravillas a cada uno de los personajes, algo que es de agradecer. Al menos mantiene un patrón, ¿no?

Sea como fuere, Cómics Existenciales me lo he gozado sobremanera. Si no llega a ser por la editorial Stirner, creo que jamás habría descubierto esta maravilla del humor estúpido y la filosofía, dos mundos que se parecen más de lo que creemos. Si siempre te ha atraído la filosofía, este es tu cómic. Si por el lado contrario, nunca te ha gustado que señoras y señores viejunos te hablen de su percepción del mundo, quizá esta sea una buena manera para que cambies de opinión. Haced lo que os dé la gana, gente. Yo estaré esperando el segundo tomo mientras fumo pipa en mi sillón de piel… ¡Libertad radical!

[Reseña de Cómics existenciales que puedes leer en Zona Zhero.]


Cómics existenciales está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *