Inicio»Gente de letras»Crónica»Novela policiaca y periodismo, en el primer Jueves Librerante

Novela policiaca y periodismo, en el primer Jueves Librerante

9
Compartidos
Pinterest Google+
Fugitiva_4
Ramón Mayrata durante el coloquio. Fotografía de Corina Arranz.

El primero de Los Jueves Librerantes se celebró el viernes 3 de julio en la librería-café La Fugitiva de Madrid con un encuentro que versó, en principio, sobre las «relaciones consentidas» de la novela policiaca y el periodismo de investigación, aunque enseguida el debate se abrió a otras mezclas de géneros igualmente sugerentes. Participaron Raúl Cazorla, autor del ebook editado por Los libros de fronterad Novela policiaca y periodismo de investigación: relaciones consentidas, y el escritor de novela negra Óscar Urra, en una conversación moderada por Carlos García Santa Cecilia, editor de Los libros de fronterad, a la que se sumaron otras voces.

Cazorla explicó el origen de su ensayo, que parte del relato de Edgar Allan Poe «Los crímenes de la calle Morgue», donde el autor estadounidense bebe abiertamente por primera vez de las crónicas de los periódicos, que son, en palabras de Ricardo Piglia, el escenario cotidiano del crimen. Con el tiempo, las herramientas de la narrativa detectivesca impulsarán el periodismo de investigación. Ha sido una relación fluida y constante que confluye en el mejor periodismo de investigación, donde los redactores se convierten en investigadores y conducen los reportajes por escenarios propios de la narrativa noir y, por otra parte, los héroes novelísticos se identifican con el mundo de los periódicos. Donde no llega un género, busca el apoyo del otro, que a su vez lo retroalimenta. El periodismo de investigación y la novela policiaca usan herramientas intercambiables que benefician a ambos relatos.

Fugitiva_2
Alfonso Armada tampoco quiso faltar a la cita. Fotografía de Corina Arranz.

Óscar Urra, autor de una trilogía de novela negra que tiene como protagonista al detective Julio Cabria (Salto de Página), dijo que el ebook de Cazorla culminaba muchas inquietudes sobre el género que habían compartido y desgranó algunas claves de un género que goza de buena salud y se mira en el periodismo para beneficio mutuo. Matizó que, sin embargo, en el pulso entre la novela y el cine negro, gana este último. Pablo Mazo, editor de Salto de Página, consideró que no necesariamente la novela negra justifica el orden social, con la restitución que parece inherente al género, sino que a menudo plantea alternativas y lo pone en cuestión. Urra incidió en el ambiente como una de las características inherentes a la novela negra, a veces más allá de las tramas, que se olvidan con facilidad. El editor de fronterad, periodista y escritor, Alfonso Armada apuntó algunas diferencias entre el ejercicio del periodismo, y su exigencia de ofrecer datos contrastados, y la ficción. A este respecto recordó una reflexión de Leila Guerriero que indica que para ella la realidad es tan amplia y sugerente que no encuentra necesario adentrarse en la ficción. El escritor Ramón Mayrata habló de la evolución histórica de los relatos de crímenes y denuncia social y los situó en diferentes contextos. Cazorla señaló que percibe un regreso a la novela gótica y lo ilustró con una serie televisiva de éxito, True Detective.

Un intercambio de ideas y experiencias que dejó en el aire, fresco y regado con un exquisito té frío, muchos interrogantes y territorios fronterizos comunes, tan valorados en fronterad. El primer Jueves de Librerantes, celebrado un viernes con licencia general, resultó, sobre todo, muy sugerente.

Fugitiva_1
Al fondo, los libreros, Santiago Palacios y Clea Moreno. Delante, Óscar Urra, Carlos García Santa Cecilia y Raúl López Cazorla. Casi en primer plano Pablo Mazo, durante un momento de su intervención. Fotografía de Corina Arranz.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.