Inicio»Puentes»Libros que leemos»Leer es una forma de apropiación

Leer es una forma de apropiación

5
Compartidos
Pinterest Google+

paseos con mi madre

Leer es una forma de apropiación. Se dice devorar un libro y se alude a esto, aunque devorar implica comer rápido y sin saborear lo que se come y vale la pena detenerse a saborear lo que se come al leer Paseos con mi madre, de Javier Pérez Andújar. Hace poco leí un reportaje en El País que recorría un territorio en parte superponible al que describe Pérez Andújar en este libro y hablaba de él como un no man’s land, una tierra de nadie, como si no hubiera gente. Vaya si la hay. Para ella escribe Pérez Andújar un tratado de geografía e historia para aquellos que no tienen historia y les han dejado muy poca geografía, la que se extiende a una y otra orilla del río Besós.

«No, aquí no han regalado nada para que vengan hablando de la cultura del subsidio; aquí tuvo que pelearse la democracia y todas las cosas que se le dan por descontadas».

Esta Nación Sioux, esta confederación de tribus —y suena en los auriculares de la memoria aquello de «… tribus ocultas cerca del río/esperando a que caiga la noche…»— es hermana de otras tribus de la vasta pradera del suburbio, esa patria intermitente del extrarradio universal de los bloques, los talleres con persiana pintada y las aceras agrietadas que intuye Pérez Andújar y se aleja de la etiqueta de basura blanca que algunos le ponen, ajenos a los grandes designios de los políticos y de los que manejan el dinero. No, aquí no han regalado nada para que vengan hablando de la cultura del subsidio; aquí tuvo que pelearse la democracia y todas las cosas que se le dan por descontadas —calles asfaltadas, alumbrado público, jardines, ambulatorios— con las manos y en plena calle.

Hay para esto palabras en Paseos con mi madre, homenaje, reconocimiento, memoria. Y la memoria es también aquí paisaje, sus cambios y permanencias, la búsqueda inconsciente de lo que falta. Me ha pasado algo insólito leyendo este libro. Yo he nacido y crecido en esa Nación Sioux, en la otra orilla del río, pero hace ya diez años que no vivo allí. Hasta leer Paseos con mi madre no he sabido qué había cambiado cuando iba a casa de mis padres. Y no es que hubiese allí cosas nuevas, como las siluetas de los edificios del Fòrum de les Cultures; no, era que faltaba algo, algo que ya no estaba. Y fue leyendo este libro donde lo descubrí: las torres de alta tensión ya no están; las retiraron. Aquellos enormes monstruos antediluvianos, aquellos esqueletos de dinosaurios a orillas del río ya no están. Es difícil sentir nostalgia o cariño por ellas, pero lo cierto es que el paisaje ha cambiado, ya no es el mismo. Y el que se ha perdido es el de mi infancia. Paseos con mi madre es un libro sobre la memoria, sobre lo que permanece y lo que cambia, sobre el tiempo y las calles perdidas.

Pérez Andújar lee y escucha cuando va en autobús —si se me perdona otra interrupción personal, yo siempre he dicho que si los románticos leyeron mucho gracias a la TBC (tuberculosis) yo he leído mucho gracias a la TMB (transports metropolitans de Barcelona)— y escribe cuando pasea y observa y pregunta y anota las transformaciones que se han dado en esa patria intermitente a la que primero nadie quería ir a vivir y de la que después se ha hecho cada vez más difícil salir. Y al mismo tiempo apunta sutilmente a su alejamiento, su poder irse gracias a la palabra y los libros, para descubrir, como Kavafis, que la ciudad, los bloques, le acompañarán siempre.

Paseos con mi madre es un libro sobre la memoria, sobre lo que permanece y lo que cambia, sobre el tiempo y las calles perdidas, sobre esa gente a la que El País ni ve cuando escribe un reportaje, sobre aquellos obreros y sus hijos que tuvimos mucho ya hecho y nos dedicamos a cosas menos importantes, más hedonistas, más egoístas y ahí tal vez perdimos y nos perdimos. Ha sido una experiencia curiosa leer Paseos con mi madre. Ha sido como volver a casa.

02052015-_MG_0029

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *