Entradas Etiquetadas

9788494708367

Ríos

Filosofía – Vadeo – Machado – Razones FILOSOFÍA. ¿Por qué vuelvo tantas veces a esta caña de ocho pies y línea tres?, ¿a esta orilla derecha enmarañada?, ¿a subir pescando desde tan lejos?, ¿a madrugar tanto?, ¿a atar de nuevo la ninfa verde y el velero?, ¿a meterme en el río de las palabras?, ¿a tocar el alcornoque gigante?, ¿a nunca sentirme solo junto al río?, ¿a pararme a mirar embobado el remolino de la poza grande?, ¿a olvidarme junto
rios salvajes

…Volvía de la Laponia sueca con un niño de once años que crecía rápido. Compartíamos lecturas, ríos, conversaciones y silencio pero me parecía que todas esas palabras se deshacían en el agua, que la memoria, por experiencia propia, era poco fiable, que en algún lugar debía escribir de esos días pasados y futuros de libertad y dicha, juntos. Los ríos salvajes son difíciles y agotadores para un niño pequeño, muchas veces son arriesgados, hasta peligrosos, pero la vida nunca lo
Los rios salvajes 9788494708367

PRODIGIOS – TENKARA – BASURA – PERDIGÓN PRODIGIOS. Te gustaba dejarte llevar por la suave corriente y acercarte a los islotes selváticos que formaba el río. Bajo sus ramas aguardaban los grandes barbos a que cayeran los saltamontes y las frutillas. Al atardecer, te gustaba atar la barca a la sombra y descansar un rato sintiendo que la soledad y el silencio arropaban esa pequeña grieta húmeda y verde del mundo. Contemplabas a veces prodigios. Un barbo enorme saliendo de
Ríos

ACA. Llevas varias horas caminando río arriba, lanzando la ninfa verde, tocando alguna trucha adolescente. Pero has venido a luchar con una buena trucha, en una tabla honda y con corriente, metido en el agua, con una caña ligera y muchas ganas de saber si eres el mismo. Suena el freno y el sedal corta el agua. No se rinde el pez, conoce bien el fondo, quiere llevarte al hueco que hay debajo de la piedra grande y luego a
Los rios salvajes 9788494708367

Los ríos salvajes son mi lugar de plenitud pero en ellos no busco ningún éxtasis místico, ninguna felicidad garantizada, ningún misterio sagrado al que agarrarme ante las incertidumbres catastróficas de nuestro futuro sino una forma de hogar. Luego cuento mis pequeñas aventuras de pescador. Experimentar la aventura es importante pero también explicarlo, contarlo, traducirlo a palabras, escribirlo, no desde el egoísmo del atesoramiento de momentos y fotografías sino por la generosidad de compartir con otros el secreto. Y el gran