Entradas Etiquetadas

Cosas que pasan en las librerías

Jueves Librerante

El último jueves librerante tuvo de todo. Nos reunimos el sábado, a la hora del vermú, en Librería Venir a Cuento (Calle Embajadores, 29) En esta ocasión os dejo solo el audio, no hace falta nada más; es testimonio suficiente, me parece: se oyen las risas, se nota lo que nos gusta, lo que no, qué nos da miedo, qué queremos hacer, la pasión que le  ponemos. Quique cuenta cómo estuvo apunto de ir a la cárcel, por lo menos;

«Volaba como antiguamente: sabiendo hacia dónde» No sé si les ha pasado, que les hayan roto el corazón alguna vez. A mí sí. Una vez y media. La vez entera quedó destrozado, y les voy a contar por qué, faltaría más, por si hay alguien tan cabezota como yo por aquel entonces al otro lado, y además me está leyendo: me pasó porque no quería que me pasara, me negaba a aceptarlo. Hacerlo suponía aceptar que no estaba en mi

Algunas consideraciones sobre la viabilidad y honestidad de algunos proyectos tipo librería Ayer, de camino a la Alberti, disfrutando de otra de las mañanas que el otoño de Madrid le está robando a la primavera del año que viene, con total impunidad, cómo no se va a poner una cursi, bajo este cielo, pensaba, dejándome contagiar por el buen tiempo y de los mejores presentimientos, en cómo una librería como esta ha conseguido permanecer, hacerse incluso más fuerte, convertirse en toda una

Los Jueves Librerantes surgieron casi al principio de todo. Se trataba de reunirnos de vez en cuando con lectores, amigos, libreros, editores y autores para charlar sobre libros, tomar un vino, contarnos cosas. Al principio, intentamos hacerlo en jueves (no lo conseguimos nunca), luego que fuera una cita mensual (esto lo hemos ido más o menos haciendo…), el primer jueves (tampoco) de cada mes por la tarde, cada vez en una librería de entre todas las librerías Librerantes (menuda aliteración).

Remedios Zafra en Traficantes de sueños Reunión en la librería con motivo de la publicación del libro De esto no se habla. Sexo, mentiras y revolución, de la activista y escritora británica Laurie Penny. Remedios Zafra, teórica especializada en arte y feminismo y prologuista del libro, nos invita a adentrarnos en la obra de esta autora imprescindible para aproximarse a la crítica feminista contemporánea. De esto no se habla es el ensayo más destacado de la activista y escritora británica

Esta semana hemos querido conocer mejor a las libreras y el librero de La Otra Librería Café, en Valladolid [Calle Juan Mambrilla, 19], una acogedora mezcla de cafetería y librería que pretende ser un espacio vivo para la transformación social. Karima, Guillermo y Arantxa son sus artífices. «Hemos creado una cooperativa de iniciativa social para construir este proyecto de cosas ricas para leer». La cafetería ofrece productos elaborados por ellas mismas de forma artesanal: repostería y panes árabes, tostadas dulces y saladas.

En Palma de Mallorca hay una librería muy muy singular, tanto, que es, además —pueden leerlo dos veces, vamos a cobrar lo mismo—, una peluquería. Tal cual. Están especializadas en poesía, con un fondo amplio pero muy selecto, en el que además se pueden encontrar ediciones descatalogadas, revistas de poesía, antologías, autoediciones. Llamamos y les pedimos a sus libreras, Lola y Manuela, que nos explicaran cómo comenzó todo allá por 2010. Y esto es lo que nos han contado Los Oficios

Los libreros Álvaro Muñoz y Cristina Sanmamed, de La puerta de Tannhäuser, Plasencia, sobre el Primer concurso de relatos La puerta de Tannhäuser, dotado con un premio de 1.000 € «Llevábamos tiempo pensando en la posibilidad de convocar un concurso de relatos, queríamos que estuviera bien organizado y que fuera transparente y de calidad. Hace unos meses unos buenos clientes nuestros se ofrecieron para apoyar nuestro deseo y patrocinar el concurso. ¡Y ahora es una realidad! En las bases del concurso hemos tratado

La editorial Acto Primero fue fundada a principios de este año con la publicación de La isla Púrpura, una versión libre del dramaturgo y director tinerfeño Jose Padilla. Casualmente, una editorial que acababa de nacer escogió a una correctora que acababa de empezar. Fui a la presentación del libro en Enclave de libros, una acogedora librería del centro de Madrid, con muchos nervios y muchas ganas de conocer en persona a todos los que habían participado en la obra conmigo.

Lo decimos muchas veces cuando no nos escuchan los autores: qué tostón el tener que acudir a la presentación de un libro. Pocos compromisos hay más pesados, más aburridos, más difíciles de evitar sin quedar mal, o regular. Y lo cierto es que estos actos para mayor gloria del autor y sus padres y sus primos, son una pesadez inaguantable. Recuerdo una ocasión —la tengo grabada a fuego en mi memoria, de tan mal como lo pasé— en la que un autor