Entradas Etiquetadas

ensayo

Stefan Zweig es uno de los ensayistas más elegantes del pasado siglo. Su capacidad narrativa, sus descripciones envolventes y su lenguaje sencillo nos transmiten delicadamente los sentimientos del narrador. Leer cualquiera de sus obras siempre es fascinante, y más si se trata de alguno de los ensayos de su paso por París. Aquella hermosa ciudad que en los primeros años del siglo XX acogía a los artistas más interesantes del mundo. Sus primeros textos están plagados de descripciones, de anécdotas

Lo decimos muchas veces cuando no nos escuchan los autores: qué tostón el tener que acudir a la presentación de un libro. Pocos compromisos hay más pesados, más aburridos, más difíciles de evitar sin quedar mal, o regular. Y lo cierto es que estos actos para mayor gloria del autor y sus padres y sus primos, son una pesadez inaguantable. Recuerdo una ocasión —la tengo grabada a fuego en mi memoria, de tan mal como lo pasé— en la que un autor

Dónde os podéis encontrar? En la caseta 38 de la Feria del Libro de Madrid, con Librerantes.  ¿Con quién podréis compartir una charla interesante? Con Pedro Provencio, el autor de Un curso sobre verso libre. Será a las 11:00h. Con Miguel Casado, el autor de La palabra sabe. Será a las 12:30h. Qué debes saber antes de acudir a este evento Pedro Provencio frente a la incertidumbre del verso libre Gracias por venir. Gracias a usted por abrir el curso

Presentación del ensayo Qué entendemos por entender la poesía de Alberto Cubero (Escolar y Mayo, marzo de 2017). La presentación correrá a cargo de José Manuel Querol. Llegados a este punto, puede afirmarse que el contacto con la poesía es comparable a esas preguntas que el sujeto no se hace, por las razones antedichas: porque la lectura de lo poético puede enturbiar aguas supuestamente mansas, revelar un conocimiento del que no quiere saber nada –un conocimiento otro, inconsciente–, hacer que se tambalee el sombrajo, sostenido
Dwight Macdonald. Fuente: Front Porch Republic.

«Todo el mundo tiene derecho a ser estúpido, pero el camarada Macdonald abusa de este privilegio», son las gentiles palabras que Leon Trotski dedicaba al autor de La raíz es el hombre (Ediciones Salmón, 2017). No serían los únicos halagos que recibiría tras erigirse como esa voz capaz de cuestionar a la izquierda desde la propia izquierda. Cascarrabias, utópico y excéntrico fueron otras lindezas de sus detractores, quizás porque éstos llegaron a considerar que los argumentos de hasta su entonces camarada

Me han gustado también mucho las ilustraciones, la tipografía y la caja. Me gusta, incluso, lo barato que parece todo: así no hay más remedio que fijarse en el qué, el continente no es más que un medio, el vehículo. Uno que además se pude doblar, llevar a la piscina, volver a ojear mientras te comes un bocadillo de jamón serrano. Aquí va un gracias, entonces, que yo esto del leer, cuando llega a mis manos algo con cierta enjundia, lo disfruto mucho.
Las Humoristas

¿Donde están Las Humoristas? Ensayo poco serio sobre mujeres y humor ¿Sabías que el gag más famoso de la historia, «el tartazo», fue obra de una mujer; o que la primera autora de teatro en la Europa medieval fue una religiosa que escribía obras cómicas? Las mujeres han usado el humor como estrategia de transgresión,  mecanismo de defensa, arma de resistencia y empoderamiento; para establecer y estrechar lazos afectivos, jugar con las normas, desafiar al patriarcado, romper estereotipos. ¿Qué tiene

«No sé cómo te gustan mis artículos, que escribo sin ganas y a la fuerza, en el último minuto porque me hace falta el dinero…» [Carmen Laforet a Elena Fortún entre mayo y junio de 1951.] Contar —bien, con cierto detalle— cómo es una librería, quién la regenta, qué tipo de libro puedes encontrar en sus estantes, etc., en menos de cuatro mil palabras, tiene una cierta complicación. Lo sé porque lo he intentado ya unas cuantas veces, sospecho que

Varasek ediciones publica La práctica de lo salvaje. Por primera vez en castellano, un libro completo con sus ensayos Snyder propone la recuperación de una condición esencial que nos vincule verdaderamente con el territorio, la comunidad natural y con nuestro propio ser salvaje Nada de lo que aquí se dice pretende poner en duda la elegancia, el refinamiento, la belleza o la llamativa complejidad de eso que llamamos civilización, particularmente aquella que prima la cualidad sobre la cantidad y que no es sólo una excusa

En cierto modo, vivir es un permanente jugar. Y esto no les impide a ambos ser algo serio: al vivir y al jugar. Más aún, la vida es un juego serio. Y ello no obstaculiza que pueda ser bien divertido. Y bien difícil. En general, en muchas ocasiones ni siquiera llegamos a practicarlo adecuadamente. Necesitamos aprender y, en alguna medida, no dejar de hacerlo. De una u otra manera, eso exige algunas reglas y condiciones, acordadas y aceptadas, compartidas y