Entradas Etiquetadas

leer

Reading is sexy. Libros

Contra la lectura Enrique Rey Ha pasado el Día del Libro pero los fuegos artificiales continúan estallando en Internet. Permanentemente hay alguien celebrando la literatura, ofreciendo citas de sus novelas favoritas, hablando de la crisis de la industria editorial. Por supuesto, la fiesta es también para los que se quejan de que sólo venden libros los famosos, los que consideran que Telecinco está robando lectores a Borges y los nuevos reaccionarios tecnológicos, siempre dispuestos a reproducir el mensaje tipo de

Me ha pasado muchas veces, como supongo que le pasa a quien lee y disfruta haciéndolo, lo de sentir —¿cómo decirlo?— una sensación así como un latiguillo, una ráfaga, una descarga cuando leo una palabra concreta, una determinada frase, una oración entera con sus subordinadas adjuntas incluidas que mi cerebro procesa con un placer especial que no experimenta con el resto de palabras, frases y oraciones de esa misma lectura. Instantáneamente se me curva la boca en una sonrisa refleja

Retomamos donde lo dejamos la serie sobre librerías y sus gentes. Fotógrafo y redactora nos acercamos para charlar con la librera Viviana hasta Trafiantes de sueños (en la calle Duque de alba, cerquita del mercado de la cebada, Tirso de Molina), una de las librerías con más personalidad de la capital, con un fondo —también nos referimos a los libros aquí— claro, contundente, generoso.

La señora Dalloway Mi primer encuentro con Virginia Woolf fue en la adolescencia; me encontré con un ejemplar de Las olas, o de Al faro, no lo recuerdo, que corría por casa, y salí huyendo. Tal vez fue un encuentro prematuro. Desde entonces siempre me había producido mucho respeto, procuraba no acercarme demasiado a ella. Por otro lado, también estaba el hecho de que supiera que había saltado al Támesis con los bolsillos llenos de piedras un día de 1941. Ahogarme o

La biblioteca desmemoriada «Qué poca gracia tiene esto y qué giro más injustificado ha dado». Hace uno meses pensaba algo parecido al retomar después de un tiempo un libro que dejé por la mitad. Su autor era Eduardo Mendoza. Sin ser una de sus mejores novelas humorísticas sí que tenía cierta gracia. Y era sin duda distraída. De pronto, sin embargo, el tono jocoso derivaba sin justificación hacia un argumento serio, muy sobrio. Y todo hay que decirlo: de diversión nada.

El viento de la gracia. Una borrachera de Virginia A John Wayne Pues regular. O mal. Qué pregunta. Lo he pensado, no se lo he dicho. Lo que le he dicho ha sido: «Despacio». Porque también tengo que ser graciosa. Perfecta y graciosa —divertida; así no suena a payasa— y además estar guapísima y feliz. Detesto que me lo pregunten. Detesto todas las preguntas de relleno, a todas y cada una de las mujeres que hablan por hablar. Tanta niña

«En los últimos meses, incluso cuando mejor me había sentido, siempre creía que le faltaba una pata a mi vida, como que había algo que cojeaba constantemente en mi interior, como si mi alma anduviera a bandazos, a trancas y a barrancas, y además, siempre tropezando con la misma piedra, una y otra vez, obsesiva y compulsivamente.» Es un tópico referirse a la infancia como un paraiso perdido, y un tópico cuestionable: Dickens o Gorki recrearon infancias en lo que

El sábado 19 de diciembre, a las 19 horas, se presenta en La Pantera Rossa, a cargo de su autor Alfonso Ferrer, el libro Valle de Chistau, un pedazo del Pirineo. Vallée de Chistau, joyau des Pyrénees. Este libro ha sido distinguido con el Premio Félix de Azara 2014 en la categoría de Ayuda a la Edición que otorga la Diputación Provincial de Huesca. Escrito en castellano y traducido al francés. Es un proyecto que se ha desarrollado desde el año 2008 y

Hace cien años nació Edmundo Valadés, el creador de la que ha sido, a mi juicio, la mejor revista literaria del último siglo en español. Supongo que esta afirmación por lo menos le sorprende. Sobre todo si recordamos que don Edmundo nació en Guaymas y, como los jueces mexicanos de clavados olímpicos, solemos ser mucho más estrictos para juzgar a nuestros compatriotas que a los extranjeros. Pero piénselo un momento.

Desde Tusitala os ofrecemos una serie de recomendaciones literarias para estos días… Libros para disfrutar. Palabra de librero Comenzamos por Novela de ajedrez (Acantilado, 2013), narración breve de Stefan Zweig, uno de nuestros autores favoritos. Como ocurre también en Mendel el de los libros, un narrador anónimo que bien podría ser el propio Zweig nos presenta a un personaje misterioso, tan sublime como derrotado. Publicada por primera vez en 1941, Novela de ajedrez es muchas cosas (obra de intriga, homenaje al